Calle 9 #290 por 8 y 10

Fracc. San Carlos del Norte

Mérida, Yuc. CP 97130

México

info@pilarocampoonline.com

 

Whatsapp: +52 (999) 297-8589

© 2023 by Pilar Ocampo. 

2.

Hipnosis Clínica y Terapia de Regresión

La hipnosis clínica, también conocida como hipnoterapia, es una herramienta poderosa y eficaz para mejorar la salud y bienestar de las personas; permite que el paciente experimente una sensación de profunda relajación, mientras su atención se focaliza hacia su interior (sus emociones y sensaciones internas) y hacia las sugerencias adecuadas hechas por el terapeuta, que le ayudan a hacer cambios positivos.

En contra de la creencia popular, la hipnosis no es un estado de sueño profundo en el que la persona pierde la voluntad, el control y la conciencia, sino que se caracteriza por inducir al paciente a una condición llamada trance, en la cual está en la realidad en un estado mejorado de la conciencia, que permite accesar a recursos propios de la persona.

El trance se emplea como desinhibidor emocional, y la sugestión se utiliza para provocar cambios en los procesos cognitivos, fisiológicos, emocionales y conductuales del paciente. El paciente puede finalizar el proceso en cualquier momento, ya que siempre está en control de la sesión y no se acceda a nada que la mente de la persona no permita. El rol del terapeuta simplemente es el de facilitador de la experiencia.

La hipnoterapia:


* Empodera frente a la vida y ayuda a superar los obstáculos y llegar a las metas de manera natural y relajante.
* Favorece el autoconocimiento y ayuda a una personas a conocerse mejor.
* Da la posibilidad de encontrar soluciones creativas a los problemas que se presentan favoreciendo un pensamiento activo.
* Posibilita cambiar las creencias limitantes por creencias potenciadoras gracias a la sugestión.
* Ayuda mejorar el sueño y combate el insomnio.
* Ayuda a reducir el dolor de la fibromialgia, artritis y cáncer.
* Permite reducir y controlar la ansiedad y el estrés.
* Favorece la activación de recursos y mecanismos de autocuración y autorregulación.
* Influye positivamente en la mejora de la autoestima, la autoconfianza y la motivación.
* Favorece la autoconciencia y mejora la relación con nosotros mismos. Ayuda a resolver los conflictos internos.
* Favorece el desarrollo personal y el cambio de hábitos negativos.
* Mejora la concentración y focalización.

La hipnoterapia se puede aplicar a muchos trastornos psicológicos, emocionales y físicos. Se utiliza para aliviar el dolor crónico, el dolor agudo repetitivo, el dolor de los problemas psicosomáticos (por ejemplo, cefaleas, migrañas, fibromialgia, dolor por cáncer, etc.), para la preparación al parto y para reducir la necesidad de analgésicos.

En psicoterapia, ha mostrado ser efectiva para el tratamiento de los trastornos del estado de ánimo (entre ellos la depresión) y para los distintos trastornos de ansiedad: ataques de pánico, fobia específica y fobia social, trastorno de estrés post-traumático (TEPT), trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). etc.

Está especialmente indicada para reducir el estrés y superar las adicciones como el tabaquismo y el alcoholismo, los trastornos del sueño, los problemas sexuales y los trastornos de alimentación (anorexia y bulimia). Los niños suelen ser fáciles de hipnotizar y la hipnoterapia puede ayudarles con la enuresis nocturna y el asma crónica.

La hipnoterapia es una de las formas de tratamiento más seguras, rápidas y efectivas para la mayoría de los problemas psicológicos y emocionales. Promueve una actitud de independencia y empoderamiento para hacer frente a los problemas y también puede acelerar el proceso de curación de muchos problemas fisiológicos.

Ahora bien, la hipnosis es una herramienta psicoterapéutica y por lo tanto no debe ser utilizada de forma aislada, sino integrada en la psicoterapia. Si estás interesado en beneficiarte de este tratamiento, es necesario que tengas claro que no cualquier persona que haya estudiado esta técnica está capacitada para poder tratar problemas psicológicos.


Para poder ofrecer la hipnosis clínica con las máximas garantías es necesario que los hipnoterapeutas sean, además de expertos en hipnosis, profesionales de la salud especializados en terapia psicológica.

La Dra. Pilar Ocampo Pizano es Psicóloga Clínica, con Doctorado en Psicoterapia en USA e Hipnoterapeuta Clínica Certificada por la AHA (American Hypnosis Association) con más de 25 años de experiencia.

TERAPIA DE REGRESION 

La terapia de regresión trabaja con el origen de los conflictos; muchas veces estamos atrapados en circunstancias y en experiencias que no se ha podido resolver. Estas experiencias pueden tener origen en esta vida, en una pasada o en el vientre materno.

La principal característica de estas circunstancias es la intensidad y la repetición constante en nuestra vida. Pese a trabajos intensos de psicoterapia, de couching, y de cualquier otro tipo de ayuda, estos patrones o síntomas  continúan repitiéndose contra la voluntad de la persona. Es justo es ese momento en el que conviene recurrir a la hipnosis para ir en busca del origen real del problema.

No es necesario creer en la reencarnación porque no es un tema que se plantee en la terapia y las creencias no influyen en nada. El foco es el síntoma y desde allí se hace el trabajo. Existen personas con diferentes niveles de susceptibilidad a la hipnosis, por lo que cada psiqué llegará hasta donde se encuentre preparada para enfrentar, ya que el proceso hipnótico requiere de la voluntad para participar en él.

No existe ningún riesgo físico o emocional en este tipo de trabajo, siempre y cuando sea llevado a cabo por un profesional de la salud mental, lo suficientemente entrenado para saber qué hacer con los descubrimientos posteriormente a la sesión.

La Dra. Pilar Ocampo Pizano se ha formado directamente con el Dr. Brian Weiss como Terapeuta en Regresión a Vidas Pasadas y está certificada en USA por la AHA (American Hypnosis Association) como Hipnoterapeuta en Regresión a Vidas Pasadas.

 

Ha incorporado la Terapia de Regresión como parte del proceso psicoterapéutico, en el que no se pone atención a quién fué la persona, sino qué asuntos quedaron incompletos o siguen impactando la vida actual impidiendo el alcance del bienestar y la existencia plena.